Valorando la interculturalidad

Descarga el libro completo aquí

Estábamos por concluir la Tertulia Dialógica con los docentes de primaria, a partir del artículo: Perspectiva piagetiana del aprendizaje del libro “El aprendizaje dialógico en la sociedad del siglo XXI”, cuando Milagros resaltó el papel educador que había cumplido su abuela en su formación y que gracias a ella ahora era una profesional de la educación. Óscar intervino diciendo: ¿Cuantos Vicentes habrá en nuestras aulas?

A veces ponemos etiquetas a nuestros niños. Beatriz, profesora de tercer grado “B” comentó a partir del segundo párrafo de la página 49: “Cada situación que nos pasa es para saber cómo nos va, como superarnos, llevamos hasta adultos lo que hemos aprendido desde niños. Debemos hablarles a los papás, no les dan mucha importancia a sus hijos, los niños crecen con malos hábitos”. Y a partir de estos comentarios se llegó al acuerdo de implementar el siguiente año las Tertulias Dialógicas para los padres de familia. Además, los docentes manifestaron que era necesario que los padres de familia se involucren y se sientan comprometidos con los resultados del aprendizaje de sus hijos, como dijo Oscar: Debemos transformar a las familias que es nuestro talón de Aquiles.

Según el análisis de los resultados de la Evaluación Censal Escolar (ECE), el mayor porcentaje de nuestros estudiantes sanmarquinos tanto del nivel primaria como del secundaria, se ubican en un nivel de logro de “Inicio” y “Proceso”. Esta problemática no sólo se va a revertir desde la práctica pedagógica; también, es necesaria la intervención del padre de familia que es nuestro aliado fundamental y responsable de la educación de sus hijos, y si no es consciente de su rol educador no podremos superar estos resultados de aprendizaje. Los estudiantes vienen con falta de higiene, tardanzas frecuentes, incumplen con traer sus materiales al aula y sus padres al ser citados no asisten. Cuando hablan con los docentes manifiestan que no tienen tiempo porque muchos de ellos trabajan.

Por otro lado, en la reunión del Consejo Educativo Institucional (CONEI) realizado en marzo de este año, la señora Elisabett que forma parte de los voluntarios de los grupos interactivos que se desarrolla en el nivel primaria de “San Marcos”, comentó que sería bueno realizar las Tertulias Dialógicas con los padres de familia; ya que ella en las visitas al aula como voluntaria aprendió mucho en la interacción con los estudiantes y la docente, y ahora comprendía cómo ayudar a su hija para que cada día sea mejor estudiante. A pesar que no terminó de estudiar primaria, aprendió mucho en los grupos interactivos como, por ejemplo, multiplicar. Es bueno directora, vamos a aprender mucho más para ser mejores padres.

Este año cuando nos reunimos con los docentes para revisar el texto propuesto por Karin, la psicóloga de nuestro colegio, cuyo título fue el “Rol de los padres de familia en la educación de sus hijos e hijas” del autor Arnoldo Arana; suscitó mucha polémica de parte de los docentes. Teresa manifestó que el texto es muy difícil y en consecuencia los padres no lo entenderían. Bertha dijo que mejor cada uno hubiese elegido su texto de acuerdo a sus papás; por el contrario, Oscar manifestó que el texto estaba preciso debido a que el tema se relaciona con la problemática que habían identificado. Al final, entre todos consensuaron que utilizarán el texto propuesto por la psicóloga para la Tertulia Dialógica con los padres de familia ya que el tema cumple con el objetivo propuesto: Sensibilizar a los padres de familia sobre su rol educador, y luego evaluarían los resultados.

El día de la realización de la primera tertulia dialógica (se programaron cuatro al año) que se realizó en diferentes horarios, según la disponibilidad de cada docente durante la tarde. Los padres de familia iban llegando con mucha expectativa y otros con temor “para qué nos habrán citado”. Había silencio en los grupos, otros decían “la profesora me dijo que van a dar un informe de cómo van nuestros hijos en sus notas.”

Durante el monitoreo que se realizó se observó que algunas asistentes eran las abuelas de los estudiantes, tías, entre otros. Se observó la presencia no sólo de las madres de los estudiantes sino también la presencia de padres. En todas las aulas visitadas los padres de familia comentaban desde su experiencia los párrafos leídos relacionándolos con su vida cotidiana y reconocieron que muchas veces ellos se desentienden de sus responsabilidades como padres. Salió a relucir que no cumplen muchas veces con enviar los materiales que requieren sus hijos para desarrollar las actividades en el aula de clase.

El siguiente párrafo, del autor Arana, A.: Los padres por ser el origen y la fuente de la vida para los hijos, generan una influencia decisiva y única. Por otra parte, por ser los padres los actores principales en el proceso de educación y formación de los hijos, influencian en forma poderosa el tipo de mapa, aprendizaje y personalidad que instalan los hijos.

Varios padres de familia manifestaron que realmente quien tiene la responsabilidad de la educación de sus hijos, eran ellos, y no el colegio como a veces suelen decir. -Como dice la lectura, dijo una abuelita de cuarto grado de primaria; las instituciones como el colegio sólo son colaboradores, el rol de educar a nuestros hijos o a mi nieta le corresponde a los padres y esto no se puede transferir ni delegar a otros. Un padre de primer grado comentó que es importante que a nuestros hijos le demos afecto, cariño y un abrazo; como dice la lectura, debemos asistir a ver las cosas que realizan en el colegio. Hay muchos padres que no vienen y no participan y nosotros no podemos dejar de lado a esos niños tenemos que hacer por todos, pero eso no es justo. Una madre de familia del mismo grado, también comentó a partir de su párrafo seleccionado que los padres son modelos para los hijos y que ella, por eso, siempre trata de corregir a su esposo para que tenga buenos hábitos.

La siguiente semana, en la reunión programada con los docentes para la socialización y evaluación de la Tertulia Dialógica con la participación de los padres de familia, se les planteó las siguientes preguntas: ¿Qué les pareció? ¿Cuáles fueron los comentarios de los padres de familia? ¿Hubo problemas con la comprensión del texto? ¿Cómo podemos mejorar? La profesora Milagros intervino diciendo que durante la tertulia los padres reflexionaron sobre su rol educador y se estableció un compromiso de mayor participación y se concluyó en que la familia es la base para la formación de nuestros estudiantes. Teresa dijo que el texto era difícil para que comprendan los padres; sin embargo, estaba contenta porque hubo mucha participación de sus padres y que relacionaron los párrafos con su vida cotidiana. La profesora Elena, agradeció a Dios por estar en nuestra institución educativa (ya que ella llegó reasignada de otro colegio recién este año), y contó que hubo una mamá que estuvo un poco renuente, pero al final participó de forma entusiasta. Los padres expresaron sus problemas en forma emotiva y sirvió para que reflexionaran. La profesora Leonor intervino para decir que ella notó que sus padres no estaban acostumbrados a participar pero se comprometieron a participar más.

El profesor Oscar, señaló que los padres de familia demostraron sensibilidad al narrar sus experiencias, contó que las madres no tuvieron afecto de sus padres y que sus esposos tampoco les brindan. Y él aprovechó para comentar que ellas deberían romper esa cadena y que no hagan los que sus padres hicieron, y les encantó el tema. La profesora reconoció que hubo bastante reflexión de parte de los padres a partir de la lectura del texto seleccionado. El profesor Oscar manifestó que a los padres que participan permanentemente en las tertulias se les debe dar una distinción porque reconocen que en estos espacios están aprendiendo y eso es bueno para la mejora de los aprendizajes de sus hijos.

A partir de esta experiencia que venimos desarrollando durante este año con los padres de familia, podemos aseverar una vez más lo que dice Flecha, R. (2013): “La inteligencia se desarrolla dialógicamente entre personas diferentes, todas avanzamos juntas en base a ese diálogo”(p. 45); al evidenciar la comprensión de un texto aparentemente complejo como se pensó en un inicio. La realidad nos presenta a actores dialogando de manera sencilla a partir de sus vivencias sin cohibirse ni detenerse por los términos de un texto académico evidenciando la inteligencia cultural que cada uno trae consigo producto de las interacciones con otras personas a lo largo de su vida.

Por ello, en nuestra institución educativa N° 110 “San Marcos”, ubicada en Azcarrunz Alto en el distrito de San Juan de Lurigancho en Lima, consideramos que el rol educador que cumplen los padres de familia es fundamental para mejorar los aprendizajes
de nuestros estudiantes y cuanto más preparados estén, lo asumirán con mayor responsabilidad y pertinencia. Y una forma de acercarles a la vida escolar es a partir de las Tertulias Dialógicas, como dice el Manual de Comunidades de Aprendizaje “…todas las personas tienen capacidad de acción y reflexión” (p. 6). Y reconociendo esa capacidad de acción y reflexión en los padres de familia le encontramos sentido a la implementación de las tertulias dialógicas con ellos, desde una práctica que incluye a todos los actores educativos para la mejora de los aprendizajes de los estudiantes sanmarquinos.

Esta actividad educativa venimos desarrollando desde hace tres años con los estudiantes de los niveles de primaria y secundaria. Asimismo, con los docentes a partir de textos pedagógicos.

Significa que con la implementación de las tertulias dialógicas con padres de familia estamos fortaleciendo la convivencia y el clima escolar, como condiciones para la predisposición hacia el aprendizaje de los diferentes actores educativos, especialmente de nuestros estudiantes sanmarquinos. Como se lee en el fascículo de Participación y clima institucional (2017), según la Unesco, que en el caso de Latinoamérica el clima escolar es un factor asociado a los aprendizajes con mayor incidencia en los estudiantes.

Asimismo, en el artículo, Principios del aprendizaje dialógico dice: “Necesitamos la inteligencia cultural de la comunidad para aumentar el aprendizaje de los estudiantes y mejorar las relaciones en el aula, en los centros educativos y su relación con la comunidad”. En definitiva, en una institución educativa que se desarrolla como una comunidad de aprendizaje no solo se puede tomar en cuenta el conocimiento académico de los actores educativos; sino y sobre todo las relaciones entre ellos. Ya que, esto posibilita tener altas expectativas con respecto a los logros de aprendizaje porque reconocemos que todos pueden aprender y enseñar a partir de su inteligencia cultural.

El éxito de la perspectiva de lectura dialógica radica precisamente en ir más allá de los procesos cognitivos individuales de lectura, hacia el proceso intersubjetivo de compartir la alfabetización con otras personas en algunos de los múltiples contextos que conectan la escuela y las familias.

Teberosky & Soler Gallart, 2003, citado por Aubert et al. (2011)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *